Galaxias – el hogar de las estrellas

A nadie le gusta estar solo. A las estrellas, tampoco. Cada estrella pertenece a un sistema mayor, y a esos grandes sistemas les llamamos galaxias. Nuestra Vía Láctea es un ejemplo de ello.

La Vía Láctea – nuestra galaxia

Cientos de billones de estrellas, gas y polvo con un agujero negro en su centro – estos son los componentes que conforman la Vía Láctea. En noches muy oscuras, podemos ver la Vía Láctea a simple vista. Aparece como una cinta brillantes en el cielo nocturno. El diámetro de nuestra galaxia tiene 100,000 años luz. En comparación con nuestro sistema sola, el cual tiene un diámetro de un año luz,la Vía Láctea empequeñece a nuestro vecino celestial.

A principios del siglo pasado, no sabíamos que existían otras galaxias en el universo. El número exacto de galaxias todavía es para nosotros todavía un misterio. Nuestro vecino más cercano, Andrómeda (a veces llamado nebulosa Andrómeda) es visible desde nuestro punto de vista en la tierra y sin necesidad de ópticas. Algunos podrán preguntarse porqué utilizamos aquí el término Nebulosa, ya que Andrómeda es una galaxia. La explicación para llamarla nebulosa es muy sencilla: el término nebulosa se refiere vagamente a todos los objetos que aparecen borrosos – incluso si los observamos con un telescopio. Debido a que los observadores de hace cien años no sabían que el universo estaba compuesto por más galaxias, tampoco sabían que Andrómeda era en realidad una galaxia totalmente separada. La designación de nebulosa fue una consecuencia obvia. Incluso hoy en día, a las galaxias se les llama también nebulosas extragalácticas, a pesar de que son sistemas estelares enteros.

Para cualquier persona que espere ser testigo de un espectro de colores magníficos e incontables estrellas, no se decepcionará al contemplar el cielo nocturno y vea a Andrómeda como un punto brillante en un mar de oscuridad. Usando un telescopio o incluso con el modo cielo-profundo de Universe2go, puede satisfacer su apetito por los objetos de otro mundo. Con ambos podrás incluso descubrir una gran cantidad de galaxias.

Merece la pena observar el cielo nocturno, ya que, al igual que los copos de nieve, nunca dos galaxias son iguales. Existen galaxias elípticas, cuyas estrellas están perfectamente distribuidas, y galaxias irregulares, cuyas estrellas parece que no tienen ninguna estructura. Existen más tipo de galaxias como las galaxias en espiral. En cualquier caso, tu viaje no hecho nada más que empezar y tiene multitud de cosas que ofrecer.

Fuente de la imagen: Martin Hartmann & Stefan Krause