El cielo de estrellas fijas

Más de un astrónomo aficionado se ha preguntado alguna vez qué son las estrellas fijas, un tema muy discutido. Hoy queremos responder a esta pregunta.

Estrellas fijas, un término que proviene del latín stellae fixae, son las estrellas que parece que permanecen en la misma posición entre sí, y pueden formar diferentes constelaciones. Para nuestros ojos, estas estrellas no se mueven – permanecen en una posición fija, por lo que se le llama estrellas fijas.

Sin embargo, si observáramos el cielo durante miles de años, podríamos ser capaces de ver el movimiento de las estrellas. De hecho, el cielo nocturno de hace 50.000 años, se veía muy diferente al que vemos hoy. Una estrella fija se mueve a través del cielo nocturno hacia el oeste. Estas estrellas pasan por el meridiano astronómico cada día, unos 4 minutos antes que el día anterior. En un mes, la distancia puede ser bastante considerable. En 3 meses, la diferencia de tiempo es de 6 horas. La diferencia en el cielo nocturno es, en ese momento, mucho más fácil de observar. La Tierra gira alrededor del Sol una vez en 365 días, viajando 940 millones de kilómetros. La Tierra es nuestra nave espacial, en cuya ventana podemos descubrir diferentes áreas del cielo nocturno. Es por esto por lo que a lo que llamamos cielo de estrellas fijas, aparece diferente en verano y en invierno.

Esta es también la razón por la que hablamos de un cielo nocturno típico de primavera, verano, otoño o invierno. El cielo de estrellas fijas, se refiere al cielo que podemos ver durante las horas del atardecer en cada estación. Este verano, tenemos que tomar nota de 3 constelaciones: Cygnus, Lyra y Aquila, las cuales son constelaciones típicas del verano. Si quieres saber más sobre lo que puedes observar durante el esta estación, echa un vistazo a nuestra infografía de verano.