Constelación del mes: Cáncer

Identificar la constelación de Cáncer como tal, requiere un poco de imaginación. A pesar de que las estrellas de esta constelación tienen un brillo más bien débil, ocultan algunos objetos que merece la pena ser observardos.

Constellation Cancer2

¿Cómo encontrar esta constelación?

Para ver la constelación de Cáncer en invierno, hay que mirar dirección este. Sin embargo, esta constelación no tiene ninguna estrella especialmente destacable, por lo que a veces puede resultar dificil de encontrar, sobre todo para los aficionados. Por lo tanto, lo primero que debemos hacer es buscar algún vecino imponente, como por ejemplo Géminis, justo al lado de Leo. Al que le guste observar ciclos lunares, también puede visualizar Cáncer. Para una mejor orientación, téngase en cuenta que el 17.02 la Luna se encontrará en esta constelación. Para distinguir Cáncer tenemos que tener en cuenta no solo su ubicación sino, un punto de luz brumosa que brilla en su centro. 

Messier 44

Cúmulo M44

Esta mancha es el cúmulo abierto M44 (conocido como El Pesebre), contiene alrededor de 200 a 350 estrellas, que se pueden ver en el centro de la constelación.

Este cúmulo de estrellas hace muy especial a la constelación, a pesar de su ligera apariencia. M44 pertenece a los mayores grupos de estrellas y es, como resultado, fácil de observar a simple vista, siempre y cuando el cielo esté lo bastante oscuro. Es de destacar que son las estrellas del norte y el sur son Borealis Asellus y Australis Asellus, y pertenecen a las estrellas más brillantes que se encuentran en Cáncer. Pero, la más brillante, con diferencia, es Beta Cancri, Tarf alias o Al Tarf.

Orígenes mitológicos

Cáncer está asociado en la mitología griega con el héroe y semi-dios Hércules o Heracles. Hera, esposa de Zeus, odiaba al hijo bastardo, hijo de un mortal. Cuando Heracles lidió la batalla contra la serpiente de agua Hydra, Hera envió a Cáncer a morder a Hércules en la pantorrila para debilitarlo. Pero Hércules aplastó a Cáncer con una fuerte patada. A pesar de que Cáncer no cumplió con su objetivo, Hera lo puso en el cielo como agradecimiento. En su fallo, sin embargo, sus estrellas no son muy brillantes.

Tanto la Estrella del orte como la del sur, deben su nombre también a la mitología. Fueron dos bestias de carga que los dioses Hefesto y Dionisio usaron en la lucha contra los Titanes. Asustados por los gritos de terror de la mula, los Titanes entraron en pánico y huyeron. Como agradecimiento, la mula ocuparía un espacio en el cielo, en el pesebre, sirviendo desde entonces al Cielo.