Consejos para el fin de semana: Tres Galaxias en Leo

La semana pasada ya hablamos sobre la constelación de Leo. Nos gustaría quedarnos una semana más en esta región, ya que Leo anuncia la ansiada primavera.

Podemos encontrar esta constelación mirando el signo de interrogración invertido en el horizonte sur, integrado por las estrellas Algenubi, Algieba y Regulus. El cuerpo del león termina en la brillante estrella Denébola. Júpiter, el planeta brillante, se encuentra todavía en la parte sur de Leo, indicando la dirección.

En la imagen se marcan unas elípticas rojas, que son galaxias. Las estrellas que son visible para nosotros, como por ejemplo las que conforman la constelación de Leo, son parte de nuestra galaxia, la Vía Láctea. Las elípticas rojas muestran otras galaxias fuera de la Vía Láctea, las cuales son hogar de un sinfín de estrellas.

Busca con tu Universe2go o con tus binoculares las dos elipses rojas situadas debajo de la estrella Chertan.

En una noche sin Luna, fuera de la ciudad, podrás reconocer con unos binoculares 10×50, las galaxias M65/M66.

Con un telescopio grande o mediano de astrofotografía,  se podrá observar una tercera galaxia, que los astrónomos han catalogado como NGC 3628. La siguiente imagen fue tomada por el astrónomo aficionado Philippe Durville.

 Leo-Triplett, Copyright: Philippe Durville


Triplete de Leo, Copyright: Philippe Durville

Las tres galaxias en forma de disco están orientadas de manera diferente a nosotros. A la izquierda se puede ver la NGC 3628 de lado, que se reconoce por una sorprendente senda de polvo. En estas galaxias, la estructura en espiral es visible, ya que sus discos tienen un ángulo muy pronunciado. A este grupo de galaxias se las conoce como el triplete de Leo y se encuentran a más de 40 millones de años luz.

Júpiter es y seguirá siendo, el principal astro del cielo nocturno. Aquí se puede ver una fotografía hecha con la cámara  Omegon Proteus y varios filtros.

 Jupiter, fotografiert mit der Omegon Proteus am Celestron C11


Jupiter, fotografiada con el Omegon Proteus de Celestron C11

Se realizaron tres disparos en momentos diferentes. Podemos ver una característica de Júpiter si nos fijamos en la posición de la gran mancha roja. Esta enorme tormenta en la atmósfera de Júpiter se ha desplazado en un tiempo relativamente corto, como muestran las imágenes. El motivo de esto es que Júpiter, a pesar de su enorme tamaño, gira muy rápido. Un día en Júpiter tiene una duración de tan solo 10 horas.