Consejos para el fin de semana: Cáncer y el Pesebre

Aquellos a los que les interesa los signos del zodiaco, sabrán que tras Géminis y antes que Leo, se encuentra Cáncer.

Pero si observamos el cielo desde la ciudad, veremos que entre la constelación de Géminis y la de Leo, hay un espacio vacio. Eso se debe a que la constelación de Cáncer no es muy brillante, y normalmente solo es visible los días de cielo oscuro. Cáncer aparece como una Y invertida, como se ve en la imagen. Podemos orientarnos con las estrellas Castor y Póluxm en Géminis, y con Regulus en Leo, ya que ambas son bastante brillantes.

El sábado por la noche, la Luna estará en la mitad de la Constelación de Cáncer, por lo que será dificil la observación de la misma. La Luna Nueva fue hace tan solo doce días, por lo que el cielo está un poco más brillante. En cualquier caso, no será un mal comienzo si usamos la Luna como guía para buscar esta constelación.

Mientras Cáncer es normalmente dificil de ver, El Pesebre, puede proporcionarnos todo un espectáculo. Se trata cúmulo abierto en la constelación de Cáncer, que se encuentra a 610 años luz. En días claros y en sitios con buenas condiciones de visibilidad, se puede observar incluso a simple vista, aunque lo que veremos será una mancha borrosa en el cielo. El cúmulo es incluso más hermoso si lo vemos con un telescopio.

El Pesebre está enmarcado por dos estrellas relativamente brillantes en la constelación de Cáncer. La constelación del norte se llama Asellus Borealis, y la del sur, Delta Cancri. En ellas destacan dos Asnos (lat: Asellus), que se alimentan en el pesebre.

 
Messier 44

Dado que la Luna nos puede ayudar a identificar la posición de Cáncer, no dudéis en echarle un vistazo otra vez durante este año, especialmente en los días de Luna Nueva